RESEÑA CANCIÓN THIS IS AMERICA “CHILDISH GAMBINO” (Single, mcDJ Recording, 2018)

RESEÑA CANCIÓN THIS IS AMERICA “CHILDISH GAMBINO” (Single, mcDJ Recording, 2018)
Valora nuestra página

Sí, esto sigue siendo La Caravana del Rock, no se me asusten. Sigo teniendo a Mastodon como único dios y a Gov’t Mule como su profeta. Bueno, bromas aparte, creo que es interesante que siendo este un medio musical, que dediquemos unas líneas al hype del momento.

Con 173 millones de visualizaciones en YouTube y 76 millones de reproducciones en Spotify, ¡y sin parar de subir!, os queremos presentar algunas reflexiones de lo que está suponiendo el fenómeno “This is America”, en esta ocasión a nivel musical ya que a nivel visual el tema está ampliamente tratado, con el polémico e impactante video que ya todos habéis visto.

Por supuesto, el autor de esto es Childish Gambino, alguien de quien hasta ahora, – no voy a mentir -, ni siquiera había oído hablar. Y es que ni el rap ni las culturas urbanas son lo mío, quitando el virtuosismo de Kendrick Lamar y el mundo del Street art, como únicas excepciones a las que sí les he dedicado bastante atención.

En toda la web, así como en el mundo YouTube encontramos decenas de reseñas e interpretaciones del video. De esta manera, no vamos a entrar a contar cosas que ya han sido dichas con anterioridad y además, de manera bastante acertada. Únicamente indicar que el video es muy bueno, impactante, con unos planos secuencia la mar de apañaos y con una narrativa muy ágil y cargada de simbolismos. Al final de esta reseña os dejo una de estas interpretaciones de YouTube que me parece bastante interesante y creo que acertada también (aunque aviso, el lenguaje youtubero es muy particular, para aquellos que como yo, no practiquen este deporte).

Al lío pues. Musicalmente tenemos un tema que juega con diferentes partes, una introducción folkie, casi como una canción de cuna africana, una parte oscura y agresiva, alternada por un coro góspel – R&B, y un cierre con todos los elementos a la vez perdiéndose en un largo fade out.

La introducción es, como comentamos antes, una especie de canción de cuna africana, con arpegios de guitarra y varios coros. Estos motivos se repetirán prácticamente durante toda la canción, exceptuando en la primera estrofa, donde se busca el impacto del bajo y del rapeado y por ello, se dejan descansar, trabajando la canción en las frecuencias más graves.

Tras esta introducción, que concluye de forma abrupta como ya habréis visto (y si no, os invitamos a ver el video para no adelantar spoilers), le sigue la parte más puramente hiphop e interesante, donde predominan las cajas de ritmo 808 acompañadas de palmas y voces a modo de percusión. A éstas, se les sobrepone una línea de bajo oscura e hipnótica, a modo trap, verdadero sostén de todo este armazón sonoro y que se mueve por los subgraves sin salir de estas frecuencias. Sobre estas bases, la voz de Childish desgrana la letra de la canción (que trata sobre los problemas principales de América: el racismo, el tráfico de armas y la indiferencia de la sociedad cuando los verdaderos problemas se maquillan con fiestas, cocacola y sonrisas impostadas).

Hay un detalle verdaderamente destacable en la forma de rapear la canción: lo hace desde las últimas partes del compás hacia las primeras, cuando lo habitual sería al revés. Me explico, empieza a soltar los “This is America” en las últimas partes de un compás de cuatro partes (en la 3ª y 4ª), para luego extenderse y ocupar la 2ª y por último, la 1ª. Ojo, porque esto que estoy diciendo es un detalle muy interesante. Llenar el compás desde atrás hacia delante es la primera vez que lo oigo y me parece un recurso muy sugerente.

Concluida esta primera sección, deja descansar la voz principal dando importancia a los coros y frases R&B más habituales, que funcionan a modo de transición para encarar una segunda estrofa.

Esta segunda estrofa rapeada tiene un desarrollo similar, si bien los efectos vocales y alguna línea más de voz juegan de manera inquieta y saltarina, a diferencia de la primera estrofa, más limpia. Concluye con unas frases sincopadas que juegan entre el estricto marcaje de los tiempos que estampa la caja de ritmos hasta cerrar con unos tresillos que desembocan en un nuevo silencio.

                Desde aquí hasta al final siguen los coros y de nuevo la guitarra acústica del comienzo, cerrando el círculo abierto y comenzando con un largo fundido en el que instrumentos y voces se van a apagando, como una cerilla consumiendose hasta el final.

Una vez que hemos oído la canción unas pocas de veces, hay varios detalles que me gustaría destacar: uno es calado que el subgénero trap está teniendo en la actualidad. Esto pasará de moda, estoy prácticamente seguro y como casi todo en esta vida. Pasará como los pantalones sobaqueros que vuelven a llevarse, pasará como el poke hawaiano, pasará como los memes de la Cifuentes y pasará como el propio video de Gambino, tarde o temprano. Otro detalle que me gustaría añadir es el tremendo trabajo y creatividad en cuanto a las bases rítmicas que este género tiene. “This is America” es prueba de ello. Para concluir, la tercera de las conclusiones es el impactante video en sí. Merece la pena verlo y disfrutarlo, así como entenderlo como una obra de arte global que no puede separarse de la música. A esta conclusión he llegado tras oír el tema una veintena (si no más) de veces y darme cuenta que, pese a lo citado, la canción tampoco es pa’tanto. El video cuenta con un metraje superior y es en estos añadidos donde encontramos – desde el silencio musical – la belleza de la fotografía del autor, en un plástico escorzo y una la frenética secuencia final.

(Uno de los análisis de YouTube, sacado de El Rincón de Giorgio).

Nacho (Erasmus Arne Saknussemm). 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *