RESEÑA DISCO AMBROS CHAPEL “PORTRAITS” (FLOR Y NATA RECORDS,2017)

RESEÑA DISCO AMBROS CHAPEL “PORTRAITS” (FLOR Y NATA RECORDS,2017)
Valora nuestra página

Consciente de que se me acumulan los discos para reseñar y que este trabajo nuevo lleva más tiempo del que parecía en principio, no queda otra que ser paciente y cuando aparece algún hueco, aprovecharlo. De cualquiera de las maneras, prefiero producir poco y bien hecho que sacar reseñas como churros porque, entre otras cosas, los discos los oigo. Los oigo una y otra vez hasta que por fin encuentro lo que quiero decir. Bueno, al lío que me voy por las ramas.

Tras varios álbumes a sus espaldas y una sólida trayectoria de directos, Ambros Chapel han conseguido un sonido propio, lo cual hay que interpretarlo como un verdadero hito hoy día. Sí, puede que suenen a The Church, a Joy Division, a The Cure, a Interpol e incluso alguna frase de voz recuerde a David Gahan de Depeche Mode pero no… aquí hay algo más que estilo o inspiración, hay una apropiación del sonido para hacerla propia. Ellos ya no “me recuerdan a”, ellos son. Tal cual. Como digo, se trata de un sonido muy íntimo y personal, que como una vela en una habitación oscura, todo gira en torno a ella y lo demás son siluetas.

El disco “Portraits” suena francamente bien, y no es nada fácil conseguir esas atmósferas y ese ambiente sin caer en una maraña de reverbs que se anulan unas a otras. Elogiable pues, la labor de producción, grabación y masterización.

Los temas tienen esa línea común que hablamos en cuanto a sonido y otra que para mí es virtud fundamental: los miembros están al servicio de la canción y no al revés. Todo contribuye en que el tema salga redondo, sin destacar sin sentido alguno y sin excesos en los aportes de cada miembro. Uno a uno, también tienen un papel redondo en “Portraits” y es que, este disco tiene mucho trabajo de conceptualización y de dejar claro “qué queremos”, antes de lanzarse a grabarlo, o al menos eso me parece a mí. Unos musicazos como la copa de un pino, desde la voz al último arreglo y es que, casi siempre, menos es más. Ojito al bajo… pata negra.

No puedo destacar un tema sobre otro, pues todos están a un nivel altísimo pero sí que voy a elegir tres como los que más me gustan: “August”, “Deja Vu” y “Whiskey”.

Vaya, ahora que voy tomando revisión, en líneas generales, me doy cuenta que este es uno de los discos que más me han gustado en el panorama nacional del 2017.

 

Nacho (Erasmus Arne Saknussemm). 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *