RESEÑA DISCO QUEENS OF THE STONE AGE “VILLAINS”(MATADOR RECORDS,2017)

RESEÑA DISCO QUEENS OF THE STONE AGE “VILLAINS”(MATADOR RECORDS,2017)
Valora nuestra página

Tras su celebrado “Like Clockwork” (Matador Records, 2013), la banda liderada por el pluriactivo Josh Homme nos trae su séptimo trabajo de estudio en una carrera en la que hay que destacar la procedencia de sus miembros como la alternancia de éstos en proyectos paralelos de renombre como Them Crooked Vultures, Eagles of Death MetalA Perfect CircleThe Dead Weather, The Mars Volta… Con semejante dream team de músicos, pueden imaginarse que el álbum es todo un cúmulo de virtudes, tanto en la producción (a cargo del demandado Mark Ronson), a nivel instrumental o en los temas en sí mismos. Este es uno de los álbumes que más he girado en estos dos meses y la verdad es que no me canso de él. Cada tema cada vez me gusta más y eso es, verdaderamente, un lujo. Canciones que en primeras escuchas te parecen oscuras y luego ves la profundidad que tienen, los momentos más bailongos con el rock más gamberro… una pasada.

El trabajo musical e instrumental es estratosférico, en todos los aspectos: desde las guitarras a las baterías, pasando por un soberbio bajo. Hay mucho que aprender aquí, especialmente el valor del silencio en la música y como a veces, tocar de menos, es tocar mejor. Mejor no decir nada, hay que oirlo.

La colección de temas nos muestran una evolución notoria de la banda sin perder la esencia de lo que son, una banda de stoner.  En conjunto suena muy enérgico, muy bailable, a la vez que hipnóticos. Además, lo entiendo como un álbum 100% concebido para darle fuerte en el directo. Esperamos tener oportunidad de verlos aunque a priori, las primeras fechas de este Otoño – Invierno no los acercan a España.

Es evidente, y eso que he querido obviarlo hasta última hora, que el ataque terrorista de la Sala Bataclán de París, mientras tocaban los Eagles of Death Metal, tiene que tener su peso a la hora de la composición de los temas. Esa introspección y profundidad de la que antes hablaba puede ser prueba de ello, si bien, no quiero inventar cosas que desconozco, es simplemente una sensación.

Según escribo estas líneas, no puedo pensar en que alguna pega tendrá y tal vez sea la evolución de la banda lo que pueda echar atrás a los más ortodoxos. Algunos sintes que en anteriores entregas no existirían o un sonido que recuerde menos a “fumata”. O incluso un Josh Homme cada vez más lírico en sus melodías vocales. Cada uno que piense lo que le apetezca, pero a mi juicio este disco es un verdadero pepino. Uno de sus trabajos más destacados y eso, tras 20 años como banda, es una verdadera celebración.

 

“Que veinte años no es nada, que febril la mirada…” (8.5/10)

 

Nacho (Erasmus Arne Saknussemm). 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *