RESEÑA DISCO MASTODON “EMPEROR OF SAND” | 2017, Reprise Records

RESEÑA DISCO MASTODON “EMPEROR OF SAND” | 2017, Reprise Records
Valora nuestra página

¡Por fin! A un miembro de la Cofradía del Sagrado Mastodonte no se le puede hacer esperar tanto. De nuevo, me enfrento a una crítica con fuertes componentes personales pues Mastodon, junto a Snarky Puppy, son algunas mis referencias actuales preferidas.

Tras los tres singles que fueron abriendo la llegada del disco, “Show Yourself”, “Sultan’s Course” y “Andromeda”, llega este disco que, en una primera oída me suena algo sobreproducido. Veremos si pienso lo mismo con las restantes escuchas.

En líneas generales, el sonido es impecable y muestra una evolución hacia la complejidad, destacando unos arreglos muy trabajados y un gran trabajo del productor, Brendan O’Brien. Metal progresivo en estado puro, contundente y ambicioso, como es habitual en la banda.

Las composiciones son brillantes dentro de la oscuridad en que están envueltas, complejas armónicamente pero por encima de ellas, destaca la limpieza de la melodía vocal. De hecho, siempre he pensado que esta es una de las mayores virtudes de la banda, dejar respirar las canciones en las líneas de voz, unido al hecho de que al cantar tres miembros se suplen las carencias individuales, repartiéndose la tarea y dando un aire fresco que llevan ya años practicando. El mastodonte es otro tipo de ser: un cancerbero.

Hay múltiples capas y arreglos por todas partes, muy bien mezclados. Cuentan con teclados más presentes y de carácter atmosférico, así como percusiones adicionales. Las baterías están en el nivel más alto, muy intensas y el bajo, es la raíz que sostiene el árbol, como ellos mismos dicen. A nivel guitarrístico es el Valhalla de las seis cuerdas: las guitarras suenan muy pero que muy bien. Hay por doquier y si uno se pone los auriculares se vuelve loco (se recomienda ir al médico si se sufre de G.A.S.). “Precious Stones” es prueba de ello, el solo de “Roots Remain” o “Word to the Wise”.

Hay una musicalidad exquisita en este trabajo, derrochando talento, creatividad y mucho mucho trabajo de fondo.

¿Críticas negativas? Pues salvo la sobreproducción no encuentro a priori otras: tanta capa de sonido suena en ocasiones artificial, encontrando momentos de excesiva sobreproducción. En la mezcla general todo muy bien, pero si te centras en algo particular, chirría un poco.

Un disco ensoñador, – y adictivo -, que mantiene la tensión desde el minuto 1 al último. No hay baladas ni medios tiempos ni concesiones. Un disco para disfrutarlo en presente.

 Ambicioso y emocionante. (8.5/10)

 Nacho (Erasmus Arne Saknussemm).

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *