CRÓNICA CONCIERTO ASTROVUDÚ Y WISHKAH | SALA MILWAUKEE

CRÓNICA CONCIERTO ASTROVUDÚ Y WISHKAH | SALA MILWAUKEE
Valora nuestra página

En cuanto supimos que el guitarrista  José Carlos Sisto iba a tocar el dia 25 de marzo en la Sala Milwaukee , no nos lo pensamos mucho y fuimos a deleitarnos con uno de sus proyectos llamado Astrovudú, un alarde psicodélico de acid rock que prometía una noche cargada de sensaciones añejas.

El concierto venía anunciado para las 22.30 h, algo que los que acudimos asiduamente a conciertos sabíamos que iba a ser imposible de cumplir. Así pues, sobre las 23:30 se subiría al escenario la banda Astrovudú, en formato power trio como está mandado en los cánones mas clásicos del rock y tras afinar su stratocaster sunburst, subir de volumen la distorsión, empezarían a sonar acoples milimétricamente medidos que abririan las puertas a un directo que se extendería sobre hora y media.

De los proyectos a los que nos tiene acostumbrados José Carlos, éste podríamos catalogarlo como el mas rockero, pero no por ello abandona sus raices psicodélicas, que fluyen de su guitarra como gemidos orquestados y que no hacen mas que acompañar las letras profundas y atemporales que Astrovudú presentan.

A lo largo del directo fue desgranando uno a uno los temas que conforman el disco de este proyecto, con temas como “Vuelvo a tu mente”, pero sin olvidar temas de su proyecto Mater Dronic como “Angeles de opio”,donde la destreza en melodías que el delay decora te zambullen en épocas cargadas de fiestas nocturnas sin fin.

No hace falta que diga que con un guitarrista de la envergadura musical de José Carlos Sisto el espectáculo está asegurado, así como una buena cascada de acoples, wah wahs, uni vibes y mucho, mucho noise que de vez en cuando alterna con silencios espaciales que él mismo bautiza con la frase “El silencio es energía y la energía es luz”. Una buena paliza que le dio a su guitarra en forma de escalas ascendentes y descendentes de vétigo, tirones de palanca que no sabíamos que era capaz de soportar una Fender y unos bendings perfectamente afinados. Tuvo mucho trabajo su compañera de juerga ayer para no terminar en la cola del luthier!!

Después de los de José Carlos, vendrían los sanluqueños Wishkah, una banda que se anunciaba como stoner y que efectivamente cumplírían con la difícil tarea de tocar después de Astrovudú. Ritmos contundentes, guitarras compensadas y una voz que gritaba hasta desgañitarse para delirio de los muchos paisanos que los acompañaron desde su ciudad y que harían que la sala mostrara un buen aforo, sobre los 60 diríamos, tras un superficial conteo y añadiendo a los furtivos fumadores que paseaban taquilla fuera y taquilla dentro.

Buen concierto el de esta banda desconocida para mi hasta ayer, pero que con sus sonidos polvorientos, áridos y desérticos logró despertar interés en los que no veníamos ganados ya de antemano.

Me comentaba un furtivo entre bambalinas que es de agradecer que surjan bandas que ofrezcan sonidos nuevos por esta zona, “pues está saturada de canciones de cuna cantadas al amparo de barbas tupidas y gafas de loser de colegio de primaria. “Creo, seguía apostillando este curioso espectador, que es hora de imprimir ritmo y sangre al panorama musical local, pues el hartazgo de tanto ñoñeo es grande y oídos educados a base de horas y horas de buena música en equipos hi-fi necesitan su dósis diaria de intensidad sonora”.

Pues no sabemos si esto es algo que piensan muchos o simplemente un sentimiento de morriña inducido por los botellines de cerveza, pero es curioso que alguien se atreva a decirlo así, pues si muchos pensaran eso habría mas público asistiendo a conciertos para satisfacer voluntades mermadas en los sofas de casa.

Bueno, pues a pesar de la mala noche con la que salimos nosotros, ir a este concierto hizo que saliera el sol por un momento en la Sala Milwaukee y recordáramos tiempos mejores en la ciudad, donde había variedad de estilos y grupos sonando por las diferentes salas y todas ellas con su público entusiasmado… Esperaremos pues,esos tiempos mejores…

 

Por Sergio Guzmán.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *