CRÓNICA CONCIERTO IRON MAIDEN | LISBOA (PORTUGAL)

CRÓNICA CONCIERTO IRON MAIDEN | LISBOA (PORTUGAL)
Valora nuestra página

Un concierto importante este de IRON MAIDEN, celebrado en el MEO ARENA de Lisboa el 11 de julio de 2016 para el abajo firmante, pues es la primera crónica que escribo para La Caravana del Rock de un directo fuera de España, cosa que desde Londres está haciendo nuestro colaborador Alejandro Mulero, y muy bien por cierto.

Ver a “La Doncella” siempre es un placer, y más con la recuperación del cáncer que sufrió el año pasado su vocalista Bruce Dickinson al que vi muy delgado y con problemas en algunas notas pero solvente y con esa maravillosa voz pulida con una estoica y profesional carrera artística. Este es el concierto donde veré a Maiden en recinto cerrado y en solitario, para repetir el fin de semana en el Rock Fest de Barcelona, del que volveré a escribir mis impresiones la semana que viene. Esto de repetir bandas míticas, lo hice el año pasado con Kiss, en el Download británico, antes del “Brexit” y el palacio de los Deportes de Madrid, actual Barclaycard Center y no sé si me estoy pasando, pero así es la vida del amante del rock… y de la música en vivo.

The Raven Age

Vamos a lo importante, tras acomodarme en mi asiento de grada y comprobar el acierto de sitio, pues el antiguo PavellonAtlantico presentaba un casi lleno, me disponía a escuchar a los teloneros con una pinta de Super Bock en la mano, por lo que la predisposición era buena pero THE RAVEN AGE no me dijeron nada. Banda de metal melódico, muy en la línea de otras de corte parecido y que entiendo que el único motivo para “abrir fuego” era que el guitarrista era George Harris, hijo de Steve Harris. De sus 45 minutos solo puedo rescatar el tema “Angel in disgrace”, resultando monótonos y planos y con esa manía actual de traer todos los teclados y efectos grabados, cosa que no opino solo yo, pues el repleto pabellón apenas se movía, al ritmo de la voz de su frontman Michael Burrough, lejos de los registros del metal clásico y más acorde con las preferencias de la juventud actual. Y esto a uno le hace sentirse mayor y desplazado.

 

Iron Maiden

Pero como suele suceder en este tipo de eventos, la media de edad es muy pasada la treintena y las calvas y barrigas se mezcla con celulitis y piel de naranja (¡que políticamente incorrecto ha quedado!) en nuestros cuerpos maltratados por la vida. Muchas giras de Maiden a la espaldas y siguen convirtiendo cada actuación en una fiesta, con todo el mundo metalero ahí. ¿Qué sucederá cuando estos grupos se retiren, quien recogerá el testigo?  Poco antes de las nueve de la noche se levantaba el telón y un Bruce Dickinson encapuchado bebía de la fuente de la eterna juventud, mientras cantaba los primeros acordes de “If eternity should fail”, la “joya” con la que se abre el nuevo álbum. Escenario que representa una pirámide azteca y donde desplegaron su habitual puesta en escena con fuego, todo tipo de telones, gran juego de luces y un Dickinson tan móvil como siempre. La nueva genialidad dejaba paso al single del LP que presentaban “Speed of light”, donde pudimos ver la conexión que siguen manteniendo las tres guitarras de Dave Murray, Adrian Smith y, el cada vez más envejecido, Janick Gers que junto al bajo de Steve Harris y la batería de Nicko Mc Brain. “Speed of light” es un tema que retrotrae al pasado de Maiden, así que ese guiño que es “Children of damned”, del “The number of the beast” se agradeció. Más del nuevo con “Tears of a clown” y “The red and the black”, me llevaba a la conclusión que en el set list había demasiado corte del “The book of souls”. Y no me parece nada mal disco, de hecho me parece el mejor desde el “Brave new world”, pero seis canciones sobre un total de quince es demasiado, ya que la duración es excesiva, pero Maiden en la actualidad defiende sus nuevas creaciones y a pesar de que muchas superen los siete minutos no las adaptan para directos. “The trooper” volvía a enervar a un personal ya de por sí excitado. Y

Iron Maiden

al clásico del “Piece of mind” seguía el “Powerslave”y los dos temas que cerraban la presentación del “Thebook of souls”, la eterna “Death or glory” y el tema homónimo, dejando seis canciones de fin de fiesta. Cosa que empezaba con “Hallowed be thy name”, otro tema para la historia del “The number of the beast”, al que siguió ese himno llamado “Fear of the dark”, parte de la historia de mi vida, cantada mil veces en noches poco cristianas, en esos bares y discotecas metaleras abiertas hasta el amanecer y que poco a poco van desapareciendo por falta de público e ingresos para el local, ante la protesta absurda de unos no clientes que no van casi nunca y que cuando lo hacen apenas dejan dinero en la barra (más incorrección política). El sempiterno “Iron Maiden” dejaba paso a los bises, tras la habitual salida de escena. “The number of the beast” con la bestia cruzada de brazos detrás de Mc Brain nos invitaba a soñar y pensar en aquello que quisimos ser y no hemos llegado, un pasado que no volverá como la mitad de los bares antes comentados. No entendí la elección de “Blood brothers”, pues “Brave new world”, pienso, tiene temas superiores pero a ver quien tose a los británicos, sobre todo si acaban con mi tema favorito, un “Wasted years” que han vuelto a incluir en el repertorio tras unas cuantas giras. No será el mejor tour de los londinenses pero siguen siendo la leyenda del heavy metal, unos profesionales de la música y parte esencial de la “educación sentimental”, parafraseando a Flaubert, de toda una generación. La mía.

Iron Maiden

Por José Luis “El Director”. 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *