CRÓNICA CONCIERTO HANDICAP | SALA BLANCO Y NEGRO

CRÓNICA CONCIERTO HANDICAP | SALA BLANCO Y NEGRO
Valora nuestra página

Bastantes ganas había de ver el debut en directo de Handicap, el sábado 6 de junio de 2015 en la Galería Blanco y Negro de El Puerto de Santa María. Una banda portuense que une los talentos de antiguos miembros de Plan Marshall como Sergio Guzmán en una de las guitarras y Rick Franco en la batería, con Juanlu HandicapMonge al bajo, que ya colaboró con el sintetizador con la mencionada formación y a la que se le unen Nammu Lovett con la otra guitarra y Sergio Bastida como vocalista.

El escribir sobre su anterior proyecto no es casual, pues la mitad del repertorio que nos ofrecieron en este primer concierto eran temas del LP “Better late than never”, aunque convenientemente variados en este nuevo estilo que mezcla el rock que bordaban antes con el blues, el funk y un toque punk y garajero del que antes adolecían. Sus primeros cuatro temas lo demostraban, iniciando las hostilidades a las doce de la noche con “Swamp love”, a la que seguían “Underworld”, “Empty dreams” y “Cosmic Voodoo”, antes de “Rockin´waves”, primero de sus nuevos temas, que dejaba paso a una preciosa balada titulada “City lights”. “Paper heroes” dejaba paso a un nuevo tema con cierta carencia ska, con la que el respetable se entregaba finalmente a este nuevo grupo. Otro corte de Plan Marshall como “D.D.D.”, servía de colofón a lo antiguo, para finalizar con otros dos “pildorazos” más como “Fire asteroids” y “Fuck the police”.

 

Handicap

Una hora aproximadamente de música y solo música, pues ni siquiera se presentaron, saludaron o se despidieron. Se limitaron solo a tocar. Y entre sus temas, podemos escuchar ecos de “The Stooges”, sobre todo en la voz de Sergio Bastida, con algún toque o cadencia de Iggy Pop en su forma de interpretar y además Handicapacoplando efectos en bastantes canciones. Labor que se potencia en la habitual pegada y solvencia con las baquetas de Ricardo Franco y la entrega en el escenario y buen hacer de Juanlu Monge. Todo un espectáculo, que catalizan la base rítmica, dejando el lucimiento a los dos guitarras; Nammu Lovett con Fender y Sergio Guzmán con su sempiterna Vanz, demostrando un poderío asombroso con las seis cuerdas. Si por separado la labor es buena, en bloque sonó perfecto, homogéneo y sin ningún instrumento por encima del resto.

Cosa que reconoció casi todos los presentes, al finalizar la actuación. Público muy numeroso, pues en la Blanco y Negro no “cabía unHandicap alfiler”. Cosa de la cual nos alegramos desde La Caravana del Rock. Parece claro, que este modesto cronista volverá a comentar más de un concierto de “Handicap”. Nombre al que seguir y detrás del que se esconde cinco apasionados de la música.

*Fotos Jarrett Abucha.

Por José Luis “El Director”. 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *