CRÓNICA CONCIERTO THE BREW |SALA SUPERSONIC

CRÓNICA CONCIERTO THE BREW |SALA SUPERSONIC
Valora nuestra página

Se nos presentaba de nuevo una oportunidad única para ver a los británicos The Brew en la siempre activa, Sala Supersonic y por supuesto que no la declinamos, pues ya habíamos visto a esta banda en dos ocasiones más por la zona. Una en el festival La Isla del Blues hace 6 años por lo menos y la otra fue en la desaparecida Sala Tio Zappa de Jerez, donde consiguieron llenar el aforo y dejar huella.

Esta vez, la puntualidad en el comienzo del directo no fue muy estricta, pues estaba anunciado para las 20h y comenzó bien pasadas las 21 h, pero la banda lo merecía y la espera fue más que merecida.

De nuevo tenemos que resaltar, tristemente, que no se consiguiera el sold out para ver The Brewa una banda de esta entidad. Algo más de 60 personas fuimos los que nos acercamos a  la Supersonic, cosa que no importaría a este power trío para soltarlo todo, como si estuvieran en un estadio rodeados de miles de fans. Es increible la fuerza que desprenden  encima del escenario, un Jason Barwick cargado de energía hasta los topes, junto a Tim Smith y Kurtis Smith, que no se quedaban atrás.

Venían a presentarnos su último trabajo “Control”, un disco algo más contundente que los anteriores y un poco menos influenciado por ese estilo “hendriano” y “Vaughaniano” que los caracterizaba en sus trabajos anteriores.

Parte de la culpa de esa contundencia la tiene que Gibson haya fichado como endorser de la marca a Jason, haciéndolo despegarse un poco de su Strat white que tanto lo caracterizaba. Creo que la Les Paul Classic que le han facilitado junto a su Black Beauty han conseguido robarle el corazón a este joven músico, pues cuenta con tan solo 25 años y ya ha conseguido lo que muchos quisieran en una vida dedicados a la música.

 

The Brew

Sin mas preámbulo vamos al directo que nos regalaron este domingo 3 de mayo los del Reino Unido:

Saldrían al escenario bien pasadas las 21 h descargando su actual single presentación “Repeat”, todo un alarde de sonoridad contundente y que empezaba a preparar a los presentes para una noche de rock. Tras ésta, sonaron “Mute”, “Pause” y la muy stoner “Skip”, procedentes de su último disco “Control”, un disco cargado de influencias blues rock de los 60-70 y algún que otro guiño a sonidos más hard rockeros, ahí es donde se nota la mano del productor Toby Jepson que también ha producido a sus compatriotas The Answer.

Las siguientes en ir sonando fueron la setentera “Fast Forward” y las muy sesentera “Shufle”, también de su último trabajo, para meterse en uno de los momentos más intensos del concierto con esa jam que engancharía con su éxito “Kam”. Aquí es donde la banda recupera su repertorio más clásico que tantos buenos frutos les ha dado y para ello es hora de soltar un hit de la entidad de “Every gig has a neighbour” con el que Jason no para de dar botes contagiando a los presentes que no paran de moverse totalmente atrapados por la magia del rock que desprenden estos británicos.

Con “Six dead” procedente de su album “The Third Floor” llegariamos a otra de las partes más caracteríticas de los directos de esta banda, el gran y trabajado solo de batería de Kurtis Smith que a pesar de su juventud no tiene nada que envidiar a grandes bateristas de la historia. Una gran clase de ritmos de batucada entremezclados con otros mas clásicos y que alcanzan su cenit cuando suelta las baquetas y se luce tocando con el reverso de las manos.

En las 2 veces anteriores que los ví, tiraban de clásicos guitarreros para hacer versiones, pero lo de ayer me dejó boquiabierto, empezarían los bises con el “Break on through (to the other side) de los Doors, con una semejanza vocal que demuestra la

The Brewmadurez que ha alcanzado Jason Barwick como vocalista,¡ increible como sonó!. Pero allí no iba a quedar la cosa. Estaban dispuestos a irse por la puerta grande y se sacaron 2 temas de los Zeppelin que bordaron, “Dazed and confused” y “Whole lotta love”, dos clasicazos del rock que nos dejaron con el vello de punta…

Nada mejor que un himno para terminar un directo lleno de garra y ese sería “A million dead stars”, todo un tema que invita al público a corearla en cada estribillo y así ser partícipe de un directo que ya ha dejado a más de uno con cara de no creer lo que está pasando allí, están viviendo a una banda que de haber surgido en otra época, hubiera sido uno de esos recuerdos que se habrían contado como batallita, algo como….”pues yo los ví en Cádiz cuando estaban en sus inicios….”

Aunque lo más agradable para el que suscribe fue la charla extensa que tuvimos  fuera de la sala con Jason Barwick, que se acercó para interesarse por nuestra opinión sobre el show y terminamos hablando del panorama del rock en los distintos paises de Europa, los egos de muchos músicos y sobre todo de amplis, guitarras y efectos, pasando por el secreto que no dudó en desvelarnos de cómo conseguir un hit rockero. Agradecer a David García su inestimable ayuda con la fluidez del  inglés y a Nando Perfumo (guitarra de la banda The Electric Alley) que también estuvo amenizando la charla con sus conocimientos musicales.

Por Sergio Guzmán.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *