CRÓNICA CONCIERTO MARC FORD | Sala Supersonic

CRÓNICA CONCIERTO MARC FORD | Sala Supersonic
5 (100%) 2 votes

Uno de los conciertos más intensos, el vivido el lunes 12 de mayo de 2014, en la Sala Supersonic de Cádiz y perpetrado por el gran Marc Ford.

Y es que no hay muchas ocasiones de poder asistir por estas latitudes, a un directo de alguien tan importante en la historia del rock reciente pues no podemos olvidar que Marc Ford fue guitarrista en tres de los más destacados discos de los Black Crowes. Así que, cita obligada.

Con una Supersonic que presentaba un buen aspecto, aunque no lo que debiera, pues alguien de tal calibre merecía el “No hay billetes”, pero ya se sabe; esto es una difícil lucha y mucha gente prefiere otras opciones que vivir un concierto de esta magnitud. ¡Qué le vamos a hacer!

Comenzaba, con el solo acompañamiento de su guitarra acústica, su hijo Elijah Ford, en una actuación de unos treinta y cinco minutos, donde los últimos temas estuvo acompañado del resto de la formación que actuó con su padre. Folk americano con Elijah Fordreminiscencias country que servía de preludio a lo que se iba a vivir a continuación y cerrado con un final algo abrupto.

Así que sobre las doce menos cinco, subían el grupo de Marc Ford para ofrecernos durante dos horas, un espectáculo magistral, magnífico, impresionante y lleno de emoción, donde se demostró la enorme capacidad para transmitir de este músico con mayúsculas. Venían a presentar, su tercer trabajo titulado “Holy ghost”, una absoluta genialidad, llenas de canciones preciosas, plenas de sentimiento y del que me emocionaron temas como ese “In you”, que tocaron al principio y con el que “caí rendido a sus pies”. Y así se sucedieron cortes maravillosos que cabalgaban entre el country, el rock sureño con letras positivas, en una banda de seis músicos, encabezados por Marc Ford en la voz y compaginando las acústicas Guild con la eléctricade luthier y de la que sacaba todo el brillo que puede ofrecer lasMarc Ford seis cuerdas. Pero aunque el gran protagonista es Ford, no olvidemos que estuvo con Black Crowes en páginas tan históricas del rock reciente como el “The southern harmony and musical companion” o el “Amorica”, le secundan una pléyade de enormes músicos como Stew Jackson, alternando la eléctrica con el pedal Steel y creando ese sonido de “slide” tan estadounidense y de tanta tradición. Otro excelente guitarrista es otro destacado miembro, con una Fender Telecaster, al igual que su hijo Elijah y el teclista, que alternan la misma marca en el bajo. Y eso es algo sorprendente, pues con enorme versatilidad se intercambian instrumentos, sin ningún problema y demostrando unas dotes para la música difíciles de alcanzar por aquí. Un batería termina de conjuntar este sexteto tan bien engrasado. Más temas que nos dejaron atónitos, la movida “Sometimes”, “Dream 26”, “Blue sky” o “I´m free”.

Marc Ford

Algo grande que me elevó a distancias siderales, como esa tercera persona de la Santísima Trinidad a la que alude el título del álbum. Y eso que no soy persona creyente pero cada día me declaro más absoluto seguidor de este tipo de música, pues Elijah Fordeso es lo que soy: seguidor, fan o amante de la música, pues nunca me he considerado escritor sobre música y esta labor desinteresada, pues pago los conciertos religiosamente, solo es para contar lo mucho y bueno que nos visita cada año. Dentro de poco, cuando promotores que nos han ofrecido la gloria lo dejen, empezarán las críticas furibundas, pero ya se sabe; hay que criticar al que hace cosas y quejarse de todo y todos.

Por José Luis “El Director”.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *