CRÓNICA CONCIERTO WARRIOR SOUL + WHITE COWBELL OKLAHOMA | Sala Supersonic | 10 octubre 2013

CRÓNICA CONCIERTO WARRIOR SOUL + WHITE COWBELL OKLAHOMA | Sala Supersonic | 10 octubre 2013
5 (100%) 8 votes

En el capítulo de conciertos en recinto cerrado, el celebrado en la Sala Supersonic de Cádiz el 10 de Octubre de 2013, con la presencia de White Cowbell Oklahoma y Warrior Soul, se presentaba “a priori” como uno de los más importantes de la temporada. Lo que no sabíamos los presentes, era que con probabilidad no lo olvidemos nunca por motivos musicales y también extramusicales. Lo contaré luego. Pero primero los conciertos.

WHITE COWBELL OKLAHOMA

El año pasado fue una de las grandes revelaciones del Serie Z, como Concierto WCOya comentamos en su día, y había bastante interés por descubrir de que son capaces en solitario. Y el resultado no pudo ser más satisfactorio, pues en su hora y cuarenta minutos de actuación, no solo nos ofrecieron un compendio de buen rock americano con sus tintes country, tex- mex, sus toques de boogie y southern rock, sino que la puesta en escena fue impresionante con cencerros incendiarios, radiales provocando fuego a su contacto con metal y motosierras, si han oído bien, motosierras, cortando calabazas y rollos de papel, creando una atmósfera inenarrable con palabras.

Concierto WCO

Este sexteto canadiense consta de tres guitarras, la Fender del vocalista Clem C. Clemsen, la Epiphone Les Paul de Hansdome Chuck Sirloin y la Gibson de su nuevo y altísimo componente, que les ofrece la posibilidad de hacer solos a lo Allman Brothers, Lynyrd Skynyrd o incluso nos ofrecieron una magistral versión del “Hocus Pocus” del grupo holandés de rock progresivo Focus. El bajo GibsonConcierto WCO Thunderbird y la batería de Bubba Lee Phet y G.M. Safari son el contrapunto serio al extraño Chainsaw Charlie, un animador que es el encargado de tocar el cencerro y todos los números pirotécnicos y con los objetos cortantes. Además la joven encargada de vender el merchandising, subía al escenario con muy poca ropa para servir bebidas, solo alcohólicas, y pasearse y “lucir palmito”.

De sus cuatro discos nos ofrecieron un buen resumen y a pesar de tocar solo trece temas, al ser de larga duración con numerosos punteos y los efectos antes descritos la duración es la dicha al inicio de esta crónica.

Concierto WCODe su último álbum “Buenas, Nachas” se pudo escuchar “Flapjack flytrap” y la maravillosa “Diabla, diabla”, del anterior “Bombardero” interpretaron “Keys to the universe” y “This cracker”, sonó “ (Tear you) a new one” del “Casa Diablo”, pero del disco que más nos ofrecieron fue de su primer “Cencerro Blanco” del que decidieron abrir y cerrar su concierto con temas tan sobresalientes como “Shot a gamblin man”, “Cheerleader”, “Southern Grace”, “Black mountain, whiskey woman”, “Cencerro blanco” y los antológicos bises con “Monster railroad” y “Put he south in your mouth” con toda la Supersonic cantando su estribillo con la banda. Música de altísima calidad en un grupo que además mantienen su estética de cowboys con su vestimenta y sus sombreros vaqueros. La liaron.

WARRIOR SOUL

Un nombre importante en la escena del heavy metal de los noventa es Concierto Warrior SoulKory Clarke, vocalista y líder de los neoyorkinos Warrior soul, un grupo que llegó a tocar en el Festival de Donington del 94. Lo que viene a ser una leyenda, que ya pudimos disfrutar también en el Serie Z del año pasado.

Sigue teniendo actitud en el escenario y ofreció un concierto de menos a más, ya que al inicio sonaba muy mal, y no por culpa del técnico de sonido, sino suya por subir el volumen en exceso y tocarlo todo. El resto del grupo son meras comparsas que se limitan a hacer lo que les pide Kory, que tampoco se esconde. Él es el maestro de ceremonias y toca los amplificadores de sus músicos sin pedir permiso, les guía en como tiene que sonar y queda claro que el único protagonismo es el suyo.

Concierto Warrior Soul

Las canciones siguen siendo maravillosas, con esos riffs repetitivos y pesados, casi como si de stoner rock se tratase. Comenzó con la estupenda “I see the ruins”, siguió con las contundentes y conocidas “Love destruction”, “Blown” y “shine like it” y así durante una hora y media fueron iluminando la Supersonic “Junky stripped”, “Punk & beligerent”, “Rotten soul”, “Ghetto nation”, “Interzone”, “Downtown” o elConcierto Warrior Soul gran final con “Fuck the pigs” y “Wasteland”.

Apenas he mencionado el resto de músicos, pero como comenté con anterioridad, los trata como vasallos, aunque en las tres Gibson de Chevy Stings, la Flying V de Jason Austin y el bajo Thunderbird de Joe Amodea, al que hay que sumar la batería de John Besser, haya dos integrantes que saben español, solo habla Kory en inglés.

LO EXTRAMUSICAL

Lo que ocurrió para los cien asistentes que presenciamos estos dos directos será muy difícil de olvidar, pues hubo una pelea entre las dos formaciones. ¡Como lo han oído!, aunque mejor dicho sería entre Kory Clarke, las dos chicas del merchandising y algunos miembros de los cowboys de Toronto.

Pero como estaba muy cerca y me enteré de todo, de forma obvia tengo que contarlo:

Comenzaba al acabar el primer directo y tras su éxito arrollador los White Cowbell Oklahoma estaban vendiendo mucho, entre camisetas, sus discos y otro material. En estas se acerca la vendedora de Warrior soul, expulsando del set a la de WCO. Esta replica que siguen vendiendo y que por favor le deje algo más de tiempo. La de Kory Clarke, sentencia que ellos son el cabeza de cártel y que se vaya. Y ahí comienza la primera disputa, donde vimos tirones de pelo y algún “guantazo”. Llega el resto de los canadienses y apelando a la famosa tranquilidad y pacifismo de la tierra de la hoja de arce, consiguen parar la pelea. La de Warrior soul se queda con todo el stand. Los White Cowbell Oklahoma se van a beber fuera.

Algunos quieren disfrutar del concierto del neoyorkino, que por cierto está algo drogado y agresivo, como más tarde se disculpaba algún miembro de su grupo y en un momento empuja a Chainsaw Charlie Concietoo Warrior Soulque había entendido que podía subir a tocar el cencerro con Warrior soul. Kory Clarke se lo lleva de muy malas maneras y le amenaza con un puñetazo. Al rato Charlie pide perdón a Clarke e intenta explicarle el malentendido y la borrachera. Clarke lo invita a subir, pero cuando ve que le están quitando protagonismo arroja de un empujón al de la motosierra. Ya estaba el resto de los de Toronto y no sé si por el incidente con los discos o por qué, el caso que la chica del stand de WCO sube al escenario siendo zarandeada y empujada con fuerza por Kory Clarke que lanza un puñetazo a la cara, que por fortuna acaba en el aire, para continuar con una patada en la boca de la joven. Algún compañero intenta ayudar y Kory Clarke amenaza con lanzar el pie del micrófono. Así acaba el concierto. Tras su término, de nuevo los canadienses intentan pacificar la situación y no entrar en peleas, mientras que un desarbolado Kory Clarke los expulsa de la sala y los amenaza. El resto de Warrior soul estuvieron muy bien sin entrar en la bronca. Cuándo me iba, volvieron los incidentes y pienso que vi algo marcado a un histérico Kory Clarke. La gente había tomado partido e incluso en la Supersonic se pinchaba a Neil Young, auténtico gurú de la música canadiense.

Tras cuatro horas uno regresaba a casa, pero antes de concluir me gustaría dar las gracias a Ignacio Rovayo, por las fotografías que ilustran esta crónica y a Lolo García por sus valiosos aportes.

Por José Luis “El Director”. 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *